IGLESIA GENEZARETH

En el corazón de Santa Tecla

Los inicios de IGLESIA GENEZARETH se remontan a 1928. Los misioneros de aquella época predicaban en distintos lugares con el propósito de fundar iglesias.

Dentro de los antecedentes de la obra evangélica en Santa Tecla se encuentra la llegada de Beatrice Williams posteriormente de MacNaught. Al principio vivía en el Barrio San Estéban de San Salvador porque ahí residían Gertrudis Bell y Geneveva Hipp que era las dos misioneras con las que iba a trabajar para iniciar la obra en Santa Tecla. Ellas encontraron una casa en la primera calle oriente a la altura del Parque San Martín, donde vivieron tres años.

Las misioneras alquilaron la casa con un permiso verbal para celebrar en ella cultos evangélicos, pero un día la dueña de la casa llegó a decirles que ya no podían seguir teniendo cultos evangélicos. Al pedirle una explicación, ella le conto a Geneveva Hipp que se había ido a confesar con el Cura Párroco Salvador Revelo el cual presentó cierta disconformidad a la realización de cultos evangélicos. Aun con el permiso verbal previo la dueña de la casa les recalcó que, debido a su fe, tenía que obedecer al Cura. Esto obligó a las misioneras empezar un culto de oración a escondidas cada lunes, es decir, ya no hacían invitaciones libres para atraer a gente al culto. Sin embargo, poco a poco se iba corriendo la voz de que las extranjeras eran misioneras evangélicas la gente comenzó a reunirse a orar y aprender del Evangelio.

Ya existía la libertad de culto, pero no era tarea fácil reclamar el cumplimiento. Debido a esto, tuvieron que mudarse dos veces más. En la tercera casa que buscaron alquilar, decidieron dejar claro desde un principio el propósito que tenían para la casa. El dueño de la casa era don Salvador Duke, miembro de una prominente familia de Santa Tecla.

Don Salvador acababa de regresar de Francia, donde había estudiado varios años, y al explicarle Beatrice el propósito que tenia para la casa, le replico: “Yo soy un libre pensador, y no me opongo a que ocupen la casa para cultos evangélicos, solo les pido que la cuiden porque es una casa nueva.” Y así empezaron a tener cultos en el corredor de dicho lugar. Para la primera Navidad tenían una congregación de setenta personas en ese pequeño lugar.

Una noche algunos hombres se estacionaron frente a la casa tirando piedras al techo, que era de teja. Beatrice no quería que se arruinara el techo de la casa nueva que estaban alquilando, así que, al día siguiente, fue a visitar a don Salvador y le explicó lo que estaba pasando. Para la siguiente reunión, él logró que dos agentes de la Guardia Nacional estuvieran frente a la casa para evitar que se repitiera lo sucedido. De ese modo se pudo celebrar cultos con la protección de las autoridades.

Beatrice y Alejandro Roy MacNaught

Fue hasta el año de 1942, cuando se comenzó a celebrar los cultos en el lugar actual; al principio se alquilaba, pero en  el año de 1944, el Comité Directivo compró la casa, quedando la Iglesia de Santa Tecla comprometida a pagarla.

Se pagaba una cuota mensual muy baja al Comité Directivo y fue hasta el año de 1961 en que se canceló en su totalidad.

A continuación mencionaremos los pastores que han estado en nuestra iglesia:

Jerónimo Ramírez, Juan Martínez, Jesús Rodríguez, Evaristo Aguilar, Héctor Fernández, Alejandro Villalobos, Salomón Polanco, Pablo Martel, Carlos Gálvez, Mardoqueo Carranza, Orlando Baldelomar, Concepción Herrera, José Llopart, José Dolores Palma, Pedro Serrano, Luis Domínguez, Carlos Portillo, Oscar Castro, Orlando Belloso, Carlos Roman Martínez, José Carlos García y actualmente pastoreando: Carlos Humberto Moreno y César Fernando Canjura.

En algunas épocas que no hubo pastor estuvo asistido por obreras y algunas auxiliaban a los pastores, entre ellas son de especial mención:

Teresita Juárez, Luz Rivas Pineda, Concepción Escobar, Julia Anaya, Carolina Anaya, Raquel  Escobar, Domitila Escobar,  Berta Villalobos.

También hay otros hermanos que se identificaron con la Iglesia como son los hermanos: Santiago Echegoyén, Eliseo Hernández Echegoyén, Antonio Castillo y otros.

Cabe mencionar que debido a la creciente alza de protestantes en Santa Tecla, que no contaba con ningún colegio con bases evangélicas para los años 50, nació en la Iglesia el COLEGIO NAZARETH, con el primer día de clases, el primer lunes de febrero de 1960, producto de visiones futuristas del pastor y su esposa (Alejandro Villalobos y Luz Lara de Villalobos) y de los hermanos Francisco Choriego y Gertrudis Cierra de Choriego.

Bibliografía

Cien Años de Presencia Evangélica en El Salvador (Prolades)
Entrevista personal con doña Beatrice de MacNaught (1995)

2019

Transformando mi país

Cerrar menú